¿Deben los cristianos celebrar la Navidad?


SABEMOS que estamos en diciembre porque llegan las decoraciones de los árboles y de las casas, los regalos envueltos, los villancicos, las posadas, los servicios religiosos especiales; todo ello por motivo de la Navidad.

pino de navidadPara la humanidad pocas ocasiones son más esperadas y más anheladas que la temporada navideña.

Las familias salen de compras –el centro de la ciudad lleno de compradores– y los niños empiezan a soñar con los regalos que les traerá Santa Claus.

Realmente es extraño preguntar: "¿Es cristiana la Navidad?” Al fin y al cabo, todo el mundo sabe que la palabra “Navidad” se refiere al nacimiento de Cristo… ¿no es así?

Todo cristiano debe estar siempre dispuesto a comparar sus creencias, prácticas y tradiciones con la Palabra de Dios, para hacer lo que Dios quiere y abandonar lo que se oponga.

Pensemos: ¿Deben los cristianos celebrar la Navidad? Es decir, ¿deben observar la navidad quienes son leales a las enseñanzas de Jesucristo? ¿Animaría Jesús a quienes lo escuchaban a guardar esta fiesta? ¿Ordenaría celebrarla, o la condenaría?

Toda consideración sobre si los cristianos deben o no celebrar la navidad debe comenzar con una idea clara de los orígenes de ese día y sus muchas tradiciones.

Las tradiciones navideñas sin duda varían de un lugar a otro. Pero muchos conocen la experiencia de decorar un árbol de navidad o de colgar luces de colores. Reunirse con familiares y amigos e intercambiar regalos son prácticas que se asocian con el “espíritu de la navidad”.

Todas estas costumbres vienen directamente de religiones paganas propias del culto invernal y anteriores al cristianismo.

Créalo o no, este es un punto que ni siquiera se debate mucho. Es un hecho histórico. Los orígenes y las influencias paganas detrás de lo que hoy se conoce como la navidad, están bien documentadas para cualquiera que desee investigar el tema.

Cierto es que muchas prácticas y costumbres navideñas que tuvieron orígenes paganos han alterado su significado original de modo que hoy suenan más cristianas. Por ejemplo, algunos ministros comparan las coronas navideñas con la corona de espinas que llevó Jesús durante su crucifixión, o comparan las guirnaldas de bayas rojas con su sangre. Estas son interpretaciones que se añadieron mucho más tarde a los antiguos elementos precristianos y ninguna de ellas altera el origen de estas costumbres, adornos y tradiciones. Si pretendemos responder con sinceridad a la pregunta que tenemos por delante: ¿Deben los cristianos celebrar la Navidad?, tenemos que tomar en consideración todos los hechos.

En lo que respecta al origen de las prácticas, esos datos son claros: las fechas, las prácticas, las costumbres; casi todo el paquete que conocemos como la navidad llegó al cristianismo importado de costumbres paganas que tienen sus raíces en el culto al sol en invierno y en las saturnalias romanas. Repito que ningún historiador pretende refutar esto seriamente.

Entonces cual es la respuesta a ¿Deben los cristianos celebrar la Navidad?

La respuesta es irrefutable: ¡No deben celebrarla! Quizá sea divertida y alegre. Quizá la disfruten. Puede ser una tradición familiar… pero la navidad no es una celebración cristiana según las Sagradas Escrituras. Los cristianos no deben celebrar la navidad.

"Así dijo Jehová: No aprendáis el camino de las gentes, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las gentes las teman. Porque las ordenanzas de los pueblos son vanidad: porque leño del monte cortaron, obra de manos de artífice con azuela. Con plata y oro lo engalanan; con clavos y martillo lo afirman, para que no se salga". Jeremías 10:2-4.

 Ministro Israel Hernández Martínez 

    edición actual