Nueva Tierra


USTED y yo tenemos que aceptar la realidad: Nuestro mundo está plagado de muchos problemas.

Esto sirve para que muchos cuestionen que si Dios existe y está a cargo de lo que sucede en el mundo ¿por qué no acaba con todos estos males?

Esto ha integrado al ser humano durante siglos. Algunos, al ver tanto sufrimiento, concluyen que Dios no existe. Otros, se burlan de los creyentes cuando estos enferman, o inclusive de los que mueren, pregonando que el Dios a quien servían no hizo nada por ellos.

Muy pocos saben verdaderamente por qué nuestro mundo tiene tantos problemas sin solución. Esto es porque desconocen la Palabra de Dios, si la estudiaran entenderían que este mundo no es de Dios, sino de Satanás.

Este ser perverso es llamado en la Biblia “el dios de este siglo”. Él “engaña a todo el mundo”. Jesucristo lo llama “el príncipe de este mundo”.

“En los cuales el dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”. 2ª. a los Corintios 4:4.

“Y fue lanzado fuera aquél gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo; fue arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él”. Apocalipsis 12:9.

“Ya no hablaré mucho con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo; mas no tiene nada de mí”. Juan 14:30.

Al analizar estos textos, entendemos que este mundo no es de Dios. Jesucristo mismo dijo que sus discípulos debían orar porque el Reino de Dios viniera. “Vosotros pues orareis así: Padre nuestro que estáis en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”. Mateo 6:9, 10.

Ésta debe ser nuestra meta más importante. “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Mateo 6:33.

Entonces, ¿qué es el Reino de Dios y cuándo vendrá? Al retorno de Cristo a la Tierra, se anunciará que los reinos del mundo pertenecen a Dios y reinará para siempre jamás.

“Y el séptimo ángel tocó la trompeta, y fueron hechas grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser los reinos de nuestro Señor, y de su Cristo; y reinarán para siempre jamás”. Apocalipsis 11:15.

Muchos pasajes bíblicos nos revelan que éste será un reino literal, establecido sobre la Tierra. Jesús dijo a sus doce apóstoles que cuando él gobierne en su trono, ellos reinarán junto a él. “Y Jesús les dijo: De cierto os digo, que vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando se sentará el Hijo del hombre en el Trono de su gloria, vosotros también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel”. Mateo 19:28.

Daniel profetiza que este reino será entregado a Cristo. “Y fuéle dado señorío, y gloria, y reino; y todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieron; su señorío, señorío eterno, que no será transitorio, y su reino que no se corromperá”. Daniel 7:14.

¿Cómo será este Reino Venidero? Muchas profecías lo describen. En este Reino Venidero se llevarán a cabo muchos milagros de sanidad: los ciegos verán, los sordos oirán, el cojo caminará y el mudo hablará. “Entonces los ojos de los cielos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo…”. Isaías 35:5 y 6.

Las regiones desérticas del mundo serán transformadas. “Alegrarse han el desierto y la soledad, el yermo se gozará, y florecerá como la rosa. El lugar seco será tornado en estanque, y el secadal en manadero de aguas; en la habitación de chacales, en su cama, será lugar de cañas y de juncos “. Isaías 35:1 y 7.

Las zonas agrícolas serán enormemente productivas. “He aquí vienen días, dice Jehová en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleva la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se derretirán”. Amós 9:13.

Y existirá lo que no ha logrado nunca el hombre: La PAZ. “Y juzgará entre las gentes, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces: no alzará espada gente contra gente, ni se ensayarán más para la guerra”. Isaías 2:4.

Todo esto es solo una pequeña muestra del Reino Venidero. Será un mundo glorioso, en el cual Jesucristo reinará como Rey de Reyes y Señor de Señores.

¡Y lo mejor de todo es que Dios quiere que usted sea parte de ese Reino! Él nos dice: “No temáis manada pequeña; porque al Padre ha placido daros el reino”. Lucas 12:32. Amén. Sea hecha tu voluntad.

 Ministro Israel Hernández Martínez 

    edición actual