La ira de Dios


ES necesario que el Reino de Cristo se establezca sobre la Tierra, pero antes es necesario que los reinos del mundo lleven la experiencia en carne viva del castigo de Dios por medio de las 7 Plagas Postreras.

Cuando Jesús se haga presente, será reconocido por muchos pueblos y glorificado por muchas gentes.

En el capítulo 15 de Apocalipsis, se recorre el velo para mirar y atestiguar una nueva serie de acontecimientos.

Pero téngase presente que en este capítulo no se hace sino la introducción para los juicios más tremendos que Dios hará descender sobre los reinos de este mundo y para la tierra en general.

Avanzando al capítulo 16, ya vemos descritas las siete copas de la ira de Dios sin mezcla de misericordia, y los terribles efectos producidos por ellas al ser derramadas sobre los pecadores.

Alguien podrá argumentar: ¿Cuál es la verdadera interpretación de estas cosas? ¿Son simbólicas? ¿Han sido cumplidas en el pasado? ¿O son reales y pertenecen al futuro?

Analicemos: En primer lugar se les llama «Las 7 Plagas Postreras». “Y vi otra señal en el cielo, grande y admirable, que era siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas es consumada la ira de Dios”. Apocalipsis 15:1.

¿Postreras a qué son estas plagas? La descripción de la primera plaga es una prueba concluyente que éstas comienzan a ser derramadas cuando el Mensaje del Tercer Ángel ha sido cerrado, y que el sinnúmero de personas que oyó este Mensaje y lo rechazó, serán los primeros que comenzarán a recibir las consecuencias de la indignación de Dios cuando empiecen a rebosar las copas.

Es importante recalcar que las 7 Plagas Postreras no se han cumplido en el pasado ni son simbólicas, porque de ser así estaríamos negando la veracidad de la profecía y todo lo que se relaciona con los eventos finales de la humanidad.

El Mensaje del Tercer Ángel es la predicación de nuestra época. “Y el tercer ángel los siguió, diciendo en alta voz: Si alguno adora á la bestia y á su imagen, y toma la señal en su frente, ó en su mano, este también beberá del vino de la ira de Dios, el cual está echado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles, y delante del Cordero: Y el humo del tormento de ellos sube para siempre jamás. Y los que adoran á la bestia y á su imagen, no tienen reposo día ni noche, ni cualquiera que tomare la señal de su nombre”. Apocalipsis 14:9-11.

Y está dirigido contra los adoradores de la bestia y de su imagen, bajo la sentencia de que si alguien adora a estos elementos -ahora presentes en el mundo-, serán participantes del vino de la ira de Dios, y serán atormentados precisamente con estas 7 plagas.

Dios no quiere que ninguno de los hombres se pierda (2ª. de Pedro 3:9) Por ésta causa antes de que este castigo comience a derramarse, está amonestando al mundo por medio de este tercero y último mensaje de misericordia.

Pero, ¿qué pasará con los fieles del Señor cuando las 7 Plagas Postreras caigan sobre la Tierra? Leamos lo que se escribe en el Salmo 91:7,8. “Caerán á tu lado mil, y diez mil á tu diestra: mas á ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás, y verás la recompensa de los impíos”. Y también el Salmo 27:5. “Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; ocultaráme en lo reservado de su pabellón; pondráme en alto sobre una roca”.

 Ministro Israel Hernández Martínez 

    edición actual