MARANATHA 29 AÑOS


INICIARÉ este artículo definiendo SABIDURÍA. Es la posesión de profundo conocimiento sobre determinadas materias.

La Sabiduría Es importante reconocer que la Sabiduría proviene de Dios, como veremos a continuación en dos ejemplos.

  1. Salomón. Fue hijo del rey David, al heredar el trono de Israel, pide sabiduría a Dios y le es concedida. “Dame ahora sabiduría y ciencia, para salir y entrar delante de este pueblo: porque ¿quién podrá juzgar este pueblo tan grande? Y dijo Dios a Salomón: Por cuanto esto fue en tu corazón, que no pediste riquezas, hacienda, o gloria, ni el alma de los que te quieren mal, ni pediste muchos días, sino que has pedido para ti sabiduría y ciencia para juzgar mi pueblo, sobre el cual te he puesto por rey. Sabiduría y ciencia te es dada; y también te daré riquezas, hacienda y gloria…”. II de Crónicas 1:10 al 12.
  2. Daniel. Fue llevado a Babilonia en la transmigración babilónica, era de los muchachos más sabios de Israel (Daniel 1:3,4 y 6) Al ser probado por el rey Nabucodonosor se distinguió por su sabiduría. “Y a estos cuatro muchachos dióles Dios conocimiento e inteligencia en todas letras y ciencia: mas Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños. Y el rey Nabucodonosor habló con ellos, y en todo negocio de sabiduría e inteligencia que el rey les demandó, hallólos diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino”. Daniel 1:17 al 21.

¿Cómo obtener la Sabiduría? “El temor de Jehová es el principio de la Sabiduría; y la ciencia de los santos es inteligencia”. Proverbios 9:10.

Es de esta manera que podemos obtener la Sabiduría.

Nuestro Señor Jesucristo nos da la siguiente instrucción: “El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre”. Juan 7:38.

Pero también debemos seguir el ejemplo de los hermanos de Berea. “Y fueron éstos más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras, si estas cosas eran así”. Hechos 17:11.

Y solicitarla a Dios. “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, demándela a Dios, el cual da a todos abundantemente, y no zahiere; y le será dada”. Santiago 1:5. Zahiere.- Reprender, censurar con humillación o malos tratos.

Nuestro Dios domina la ciencia, posee grandes conocimientos; y brinda la Sabiduría a quienes se la demandamos.

“Y Él es el que muda los tiempos… da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos”. Daniel 2:21.

 Ministro Abraham Hernández 

    edición actual