¿Qué es el Reino de los cielos?


MUCHAS personas creen que irán al cielo porque en repetidas ocasiones Jesús habló acerca del Reino de los Cielos. En Mateo 5:3 dijo: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”. Hay otros tres versículos en ese mismo capítulo que se refieren a que los justos van a entrar en el Reino de los Cielos. La expresión «Reino de los Cielos» aparece 32 veces en el Evangelio de Mateo.

Reino de los cielos Sin embargo, es necesario tener en cuenta que Mateo es el único escritor bíblico que utiliza este término; todos los demás dicen «Reino de Dios» (esta expresión aparece 69 veces en el Nuevo Testamento)

Por ejemplo, al registrar la misma enseñanza que acabamos de mencionar, Lucas cita las palabras de Jesús de esta manera: “Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios”. Lucas 6:20.

Conviene notar también que, aunque Mateo mencionó frecuentemente el Reino de los Cielos, hubo ocasiones en que se empleó indistintamente los términos Reino de Dios y Reino de los Cielos. Por ejemplo, en Mateo 19:23-24 aparecen ambos nombres, lo que indica claramente que son sinónimos. El significado de las formas Reino de Dios y Reino de los Cielos es idéntico, puesto que los judíos frecuentemente usaron la palabra “cielo” como una paráfrasis respetuosa del nombre divino.

Como veremos, Jesús no les dijo a sus discípulos que lo que debía esperar era ir al cielo. Les habló acerca de un reino cuyo origen y procedencia es de Dios en el cielo y que será establecido en la tierra cuando Él regrese. Tengamos en cuenta la explicación que Él mismo dio de que vendía para reunirse en la tierra con sus seguidores, en el momento de su regreso, en lugar de llevárselos al cielo para estar con Él donde estará.

Después de la crucifixión y la resurrección de Jesús, Él estuvo 40 días enseñándoles a sus discípulos, instruyéndolos acerca del Reino de Dios (Hechos 1:3) Después, subió a su Padre en el cielo. Veamos la instrucción que recibieron sus discípulos después de que Él ascendió al cielo: “Y habiendo dicho estas cosas, viéndo lo ellos, fué alzado; y una nube le recibió y le quitó de sus ojos. Y estando con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él iba, he aquí dos varones se pusieron junto á ellos en vestidos blancos; los cuales también les dijeron: Varones Galileos, ¿qué estáis mirando al cielo? este mismo Jesús que ha sido tomado desde vosotros arriba en el cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”. Hechos 1:9-11.

Jesús habló en repetidas ocasiones de su regreso para establecer el Reino de Dios aquí en la Tierra (Mateo 25:31-34; Lucas 21:27-31) Regresará a la Tierra y establecerá aquí su reino, no en el cielo. En lo que se conoce comúnmente como la oración de Padre nuestro, Jesús instruyó a sus seguidores a orar así a su Padre Celestial: “Venga tu reino”. (Mateo 6:10; Lucas 11:2) Este reino es una meta tan real que todo cristiano debe orar porque venga pronto (Mateo 6:33)

En Lucas 19:12 Jesús habló acerca de sí mismo en una parábola, y se comparó a “un hombre noble partió a una provincia lejos, para tomar para sí un reino, y volver”. Esta “provincia lejos” es el lugar donde reside su Padre, y se encuentra en el cielo. Jesús va a traer el Reino de Dios a la Tierra cuando regrese.

 Ministro Israel Hernández Martínez 

    edición actual