Seamos Prudentes

primera parte


PRUDENTE.- Cautela en la manera de ser, en la manera de actuar. Sensato. Buen juicio.

Ministerio En la Biblia encontramos muchos consejos que nos llevan a ver lo bueno como lo malo; aunque ya sabemos lo que es malo y lo que es bueno, siempre es necesario recordarlo. Ya que el recordatorio si es un consejo de Dios siempre será bueno.

La historia está escrita en el Libro de loa Reyes. Leemos sobre un Rey llamado Saúl, hijo de Cis, de la tribu de Benjamín.

Este Saúl fue el primer Rey de Israel, a través del tiempo lo encontramos haciendo el bien porque era un escogido de Dios.

“Y Samuel dijo a todo el pueblo: ¿Habéis visto al que ha elegido Jehová, que no hay semejante a él en todo el pueblo? Entonces el pueblo clamó con alegría, diciendo: Viva el rey”. I de Samuel 10:24.

Su primer pecado. “Y Saúl esperó siete días, conforme al plazo que Samuel había dicho; pero Samuel no venía á Gilgal, y el pueblo se le desertaba. Entonces dijo Saúl: Traedme holocausto y sacrificios pacíficos. Y ofreció el holocausto. Y como él acababa de hacer el holocausto, he aquí Samuel que venía; y Saúl le salió á recibir para saludarle. Entonces Samuel dijo: ¿Qué has hecho? Y Saúl respondió: Porque vi que el pueblo se me iba, y que tú no venías al plazo de los días, y que los Filisteos estaban juntos en Michmas, Me dije: Los Filisteos descenderán ahora contra mí á Gilgal, y yo no he implorado el favor de Jehová. Esforcéme pues, y ofrecí holocausto. Entonces Samuel dijo á Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios, que él te había intimado; porque ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre. Mas ahora tu reino no será durable: Jehová se ha buscado varón según su corazón, al cual Jehová ha mandado que sea capitán sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó”. I de Samuel 13:8 al 14.

Aún con este grave pecado, Dios salvó a su pueblo de los Filisteos y sobre todo, Dios le dio a Saúl la oportunidad de seguir siendo rey y de enmendar su error. Sin embargo, no fue así. “Y Samuel dijo a Saúl: Jehová me envió a que te ungiese por rey sobre su pueblo Israel: oye pues la voz de las palabras de Jehová. Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Acuérdome de lo que hizo Amalec a Israel; que se le opuso en el camino, cuando subía de Egipto. Ve pues, y hiere a Amalec, y destruiréis en él todo lo que tuviere: y no te apiades de él: mata hombres y mujeres. Niños y mamantes, vacas y ovejas, camellos y asnos”. I de Reyes 15:1 al 3.

A pesar de que Dios a través de Samuel le instruye, Saúl cayó en otro pecado al no destruir a todos sus enemigos y trayendo animales y ganado para ellos, que después dijo que eran para holocaustos para Jehová.

“Y Samuel dijo: ¿Tiene Jehová tanto contentamiento con los holocaustos y víctimas, como en obedecer á las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios; y el prestar atención que el sebo de los carneros: Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos é idolatría el infringir. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey. Entonces Saúl dijo á Samuel: Yo he pecado; que he quebrantado el dicho de Jehová y tus palabras: porque temí al pueblo, consentí á la voz de ellos. Perdona pues ahora mi pecado, Y vuelve conmigo para que adore á Jehová. Y Samuel respondió á Saúl: No volveré contigo; porque desechaste la palabra de Jehová, y Jehová te ha desechado para que no seas rey sobre Israel. Y nunca después vio Samuel a Saúl en toda su vida; y Samuel lloraba a Saúl: mas Jehová se había arrepentido de haber puesto a Saúl por rey sobre Israel”. I de Samuel 15:22 al 26 y 35.

¿Cuál fue la consecuencia de la desobediencia de Saúl? Dios tuvo que levantar otro rey, y éste Rey fue David.

 Ministro Abraham Hernández 

    maranatha                                                                                             edición anterior