Perseverancia


"Mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo”. Mateo 24:13.

EL diccionario de la Real Academia de la Lengua define perseverancia.- Mantenerse constante en la prosecución de lo comenzado, en una actitud o en una opinión. Durar permanentemente o por largo tiempo.

A cada uno de nosotros nos fue predicado el evangelio, y después de algún tiempo aceptamos a Cristo como nuestro Salvador y fuimos bautizados. ¡Qué alegría en la tierra y en los cielos! Iniciamos nuestra nueva vida deseando conocer más de la Palabra, queriendo trabajar en la obra, estar en los cultos. Pero tristemente ¿Qué pasa después de un tiempo?

El libro de la Revelación nos dice: “Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor”. Apocalipsis 2:4. ¡Qué palabras tan tristes! Ahora ya no tenemos tiempo para ir al templo, se nos dificulta estudiar la Palabra, nuestras actividades nos absorben y no podemos trabajar en la obra.

Perseverancia ¿A cuántos les ha pasado esto? Y lo más triste es que han dejado el camino angosto y han regresado al mundo. Nuestro Señor Jesucristo advirtió sobre ello.

“Y aconteció que yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré donde quiera que fueres. Y le dijo Jesús: Las zorras tienen cuevas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del hombre no tiene donde recline la cabeza. Y dijo á otro: Sígueme. Y él dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre á mi padre. Y Jesús le dijo: Deja los muertos que entierren á sus muertos; y tú, ve, y anuncia el reino de Dios. Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; mas déjame que me despida primero de los que están en mi casa. Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano al arado mira atrás, es apto para el reino de Dios”. Lucas 9:57 al 62.

Otros prefieren vivir en la tibieza, fingiendo que son fieles al Señor pero desechándolo con sus obras. “…Yo conozco tus obras que tienes nombre que vives, y estás muerto”. Apocalipsis 3:1.

Así es, aparentamos servir al Señor, ser fieles en su iglesia; pero nuestra mente y corazón están en otro lado.

“Y respondiendo Jesús les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo con los labios me honra, mas su corazón lejos está de mí”. Marcos 7:6.

Hoy más que nunca, es necesario que mostremos PERSEVERANCIA en nuestra vida, reconociendo que estamos viviendo los últimos tiempos.

“Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora nos está más cerca nuestra salud que cuando creímos”. Romanos 13:11.

Debemos continuar abrazando las cosas de Dios, amando verdaderamente al Padre y a su Hijo.

Perseverar en el servicio a su Iglesia, practicar la comunión, la caridad y el respeto, sabiendo que cada vez está más cerca nuestra recompensa.

“Esto empero digo, hermanos que el tiempo es corto…”. 1ª. a los Corintos 7:9.

Así es hermano y hermana, “el tiempo es corto”, ¿qué hace usted con su tiempo? ¿Lo desperdicia siguiendo sus caminos o persevera en el camino del Señor?

Paz a Vosotros.

 Ministro Israel Hernández Martínez 


    maranatha                                                                                             edición anterior