Perdonar: ¿Es facultad de los hombres o de Dios?


ES importante considerar que nuestro Dios nos perdona tantas veces como cometamos faltas, por ello debemos practicar el PERDON, y desechar la equívoca idea de que sólo a Dios le corresponde perdonar.

Como seres humanos tenemos que convivir con otros humanos en diferentes ámbitos, familiar, comunitario, escolar, laboral. Pero con los amigos y aún entre miembros de la iglesia surgen conflictos inevitablemente que van desde malos entendidos, errores involuntarios y también pequeñas o grandes ofensas; agravios al no saber manejar las relaciones trae como consecuencia el distanciamiento y la creación de resentimientos, odio, rencor.

AbrazoEl dejar todo ello hace que no actúe en nosotros la facultad de perdonar, y muchas veces decimos: “Te perdono pero no olvido”; o “¿perdonarte yo? Si no soy Dios”.

El odio, el rencor, son sentimientos que provocan el resentimiento, nos ciegan a tal grado de no buscar alternativas para encontrar una buena solución con el conflicto generado sino por el contrario, cometemos errores como el pensar en un papel falso de humildad y actuamos con hipocresía.

No solo debemos perdonar a los que nos ofendieron, sino aún más tenemos la obligación de ofrecer perdón.

“Por tanto, si trajeres tu presente al altar, y allí te acordares de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu presente delante del altar, y vete, vuelve primero en amistad con tu hermano, y entonces ven y ofrece tu presente. Concíliate con tu adversario presto, entre tanto que estás con él en el camino; porque no acontezca que el adversario te entregue al juez, y el juez te entregue al alguacil, y seas echado en prisión”. Mateo 5:23 al 25.

Ahora leamos lo que el Apóstol Pedro le pregunta al Señor Jesús en Mateo 18:21. “Entonces Pedro, llegándose á él, dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré á mi hermano que pecare contra mí? ¿hasta siete?”.

¿Cuál es la respuesta del divino Maestro? “Jesús le dice: No te digo hasta siete, mas aun hasta setenta veces siete”. (versículo 22)

Setenta veces siete equivale al infinito. ¡Nosotros siempre debemos perdonar!

¿Por qué es incorrecto decir que solo a Dios le corresponde perdonar? Leamos lo que nos dice el Señor Jesucristo: ”Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos á nuestros deudores”. Mateo 6:12.

Cuidado con aquellos que no perdonan porque El Señor no nos perdonará. “Porque juicio sin misericordia será hecho con aquel que no hiciere misericordia: y la misericordia se gloría contra el juicio”. Santiago 2:13.

Nosotros debemos perdonar porque ya hemos sido perdonados. “Antes sed los unos con los otros benignos, misericordiosos, perdonándoos los unos á los otros, como también Dios os perdonó en Cristo”. Efesios 4:32.

Seamos siempre perdonadores. “Y cuando estuviereis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que vuestro Padre que está en los cielos os perdone también á vosotros vuestras ofensas”. Marcos 11:25.

 Hermano Juan Carmona Galatoire 


    maranatha                                                                                             edición anterior