El perdón


AL acercarse la Cena del Señor muchos nos preparamos para ser dignos de tomarla. Entre estos preparativos está el perdón. Si hemos ofendido a nuestros hermanos o familiares de alguna forma, les pedimos perdón, pero ¿qué es el perdón?

El perdón es reconocer una falta en nuestro actuar hacia alguna persona o hermano, de manera consciente o inconsciente; implica reconocer o admitir el error.

perdón El perdón es individual, debemos de pedir perdón personalmente, no mandar a otra persona en nuestro nombre porque si en realidad perdonamos y pedimos perdón de corazón será verdadero. Además debe ser incondicional.

A veces no nos fijamos, y ofendemos al hermano o hermana sin querer por no reflexionar en lo que hablamos. En la Biblia dice que nuestra respuesta sea tardía; si así lo hiciéramos ofenderíamos menos pues nos daríamos el tiempo de reflexionar, pero no es así.

Todos necesitamos el perdón en nuestras vidas, otorgarlo o pedirlo.

Al otorgarlo estamos en paz con nosotros mismos y dándole alivio a quien nos ofendió.

Debemos de pedirle a nuestro Dios la capacidad de perdonar y otorgar perdón, para vivir en paz y armonía.

No hay que esperar que se llegue el día de conmemoración de la Cena del Señor o que la otra persona se acerque a nosotros a pedir perdón; hay que hacerlo nosotros con un corazón sincero, humilde, convencidos del ejemplo que nos dejó nuestro Señor Jesucristo.

“Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos á nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal: porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén. Porque si perdonareis á los hombres sus ofensas, os perdonará también á vosotros vuestro Padre celestial”. Mateo 6:12-14.

Aquí dice que si perdonamos al hombre sus ofensas, también nuestro Padre Celestial nos perdonará.

Así que si somos hijos de Dios, debemos de obedecer y seguir su ejemplo de perdón. En Nehemías 9:17 menciona que Dios es un Dios que perdona, clemente y piadoso. “…Tú empero, eres Dios de perdones, clemente y piadoso, tardo para la ira, y de mucha misericordia, que no los dejaste”.

Otra manera que tenemos de perdonar es decir “yo perdonó pero no olvido”. Eso no lo acepta nuestro Dios, el perdón debe estar ligado con el olvido. “Y no enseñará más ninguno á su prójimo, ni ninguno á su hermano, diciendo: Conoce á Jehová: porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová: porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado”. Jeremías 31:34.

Por otra parte, debemos de perdonar sin medida ni condición, ejemplo tenemos cuando Pedro le preguntó a Jesús: “…Señor, ¿cuántas veces perdonaré á mi hermano que pecare contra mí? ¿hasta siete? Jesús le dice: No te digo hasta siete, mas aun hasta setenta veces siete”. Mateo 18:21, 22.

Debemos orar y pedirle a Dios no cometer los mismos errores, hay que arrepentirnos y perdonar de corazón.

“Y cuando estuviereis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que vuestro Padre que está en los cielos os perdone también á vosotros vuestras ofensas”. Marcos 11:25

 Hermana María F. Castillo Cruz 

    maranatha                                                                                             edición anterior