"Cuando viereis todas estas cosas..."


UNOS días antes de ser crucificado, Jesús se encontraba con sus discípulos en el monte de los Olivas, al lado oriental de Jerusalén, Contemplando desde allí el magnífico templo, les dijo que éste sería destruido completamente, que no quedaría piedra sobre piedra.

Jerusalem Con toda seguridad, esto sorprendió a sus discípulos y le preguntaron cuándo sería eso. Y, asociando este suceso con el tiempo en que Jesús vendría a reinar en cumplimiento de muchas profecías bíblicas, ampliaron su pregunta: “¿Cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del mundo?”. Mateo 24:3.

Como respuesta, Jesús les dijo que estuvieran alerta porque una serie de acontecimientos conduciría a su glorioso retorno. Esta respuesta, conocida como la profecía del Monte de las Olivas, puede verse en tres capítulos paralelos de los evangelios: Mateo 24; Marcos 13 y Lucas 21.

¿Es posible darnos cuenta de si estamos en el tiempo del fin? Jesús dijo que sí al dar el ejemplo de las ramas de una higuera, que cuando ya están tiernas y les brotan las hojas, es señal de que el verano está cerca (Mateo 24:32) “Así también vosotros, cuando viereis todas estas cosas, sabed que está cercano, a las puertas”. Mateo 24:33.

Jesús reprendió a los dirigentes religiosos de su tiempo por no percatarse de las “señales de los tiempos” relacionadas con su primera venida (Mateo 16:1-4) Hoy día podría hacer lo mismo en relación a las señales de su retorno.

Es obvio que todavía no hemos entrado en la etapa de la gran tribulación. Más bien, parece ser que estamos en el inicio de los primeros dolores de parto. En realidad, puede decirse que las guerras, hambres, epidemias y catástrofes naturales que hubo en épocas anteriores fueron en cierta forma estáticas con brotes esporádicos de actividad. Pero en el siglo pasado, la humanidad ha visto un tremendo aumento en todas esas señales.

Más adelante, Jesús aclaró que una vez que se iniciara el evidente incremento, no continuaría indefinidamente. Dijo: “De cierto os digo, que no pasará esta generación, que todas estas cosas no acontezcan” Mateo 24:34. La generación a que se refería no podía ser la gente de su tiempo, ya que todos murieron sin ver los acontecimientos que conducirían a su retorno. Más bien, sólo podía referirse a la generación de los últimos días. Tal parece que ese tiempo ya está aquí.

Cuando este período concluya, por fin Jesús retornará, y entonces, conforme a lo que dijo, todos “verán al hijo del hombre que vendrá sobre las nubes del cielo, con grande poder y gloria”. Mateo 24:30.

Por ello, todos tenemos la responsabilidad de estar conscientes de los sucesos y tendencias mundiales, así como de nuestra propia condición espiritual, a medida que nos aproximamos a los tiempos difíciles que vienen. Jesús dijo: “Velad pues, orando en todo tiempo, que seáis tenidos por dignos de evitar todas estas cosas que han de venir, y de estar en pie delante del Hijo del hombre”. Lucas 21:36.

¡Seamos dignos de estar en pie delante de Nuestro Señor Jesucristo!

 Ministro Abraham Hernández 

    maranatha                                                                                             edición anterior