Toda alma se someta a la potestad de Dios


EL tema de la edición de hoy de MARANATHA está basado en lo escrito por el Apóstol Pablo a los Romanos 13:1; “Toda alma se someta á las potestades superiores; porque no hay potestad sino de Dios; y las que son, de Dios son ordenadas”.

Dios es nuestra máxima potestad. “Temed á Dios, y dadle honra; porque la hora de su juicio es venida; y adorad á aquel que ha hecho el cielo y la tierra y el mar y las fuentes de las aguas”. Apocalipsis 14:7.

¿Quién es el máximo ejemplo de sujeción? Nuestro Señor Jesucristo. El Apóstol Pablo nos describe que siendo en forma de Dios se anonadó, o sea renuncio a su forma divina haciéndose semejante a los hombres.

gente “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús: El cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación ser igual á Dios: Sin embargo, se anonadó á sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante á los hombres; y hallado en la condición como hombre, se humilló á sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le ensalzó á lo sumo, y dióle un nombre que es sobre todo nombre; para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y de los que en la tierra, y de los que debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, á la gloria de Dios Padre”. Filipenses 2:5 al 11.

Esta sujeción de Cristo al Padre lo llevó a la muerte. “¿Acaso piensas que no puedo ahora orar á mi Padre, y él me daría más de doce legiones de ángeles?  ¿Cómo, pues, se cumplirían las Escrituras, que así conviene que sea hecho?”. Mateo 26:53-54.

Sin embargo pensemos, ¿quién no se sujetó a Dios? Satanás. “Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. El, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”. Juan 8:44.

Y ello lo convirtió en adversario de nuestro Dios. “Y fué hecha una grande batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lidiaban contra el dragón; y lidiaba el dragón y sus ángeles, y no prevalecieron, ni su lugar fué más hallado en el cielo. Y fué lanzado fuera aquel gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña á todo el mundo; fué arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él”. Apocalipsis 12:7-9.

Jesús no será dominado por el poder o por la codicia, Él estará sujeto a Dios hasta el final. “Porque todas las cosas sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice: Todas las cosas son sujetadas á él, claro está exceptuado aquel que sujetó á él todas las cosas. Mas luego que todas las cosas le fueren sujetas, entonces también el mismo Hijo se sujetará al que le sujetó á él todas las cosas, para que Dios sea todas las cosas en todos”. 1ª. Corintios 15:27-28.

Así debemos ser cada uno de nosotros, sujetos a Dios y a las autoridades que Él ha determinado.

“Así que, el que se opone á la potestad, á la ordenación de Dios resiste: y los que resisten, ellos mismos ganan condenación para sí. Porque los magistrados no son para temor al que bien hace, sino al malo. ¿Quieres pues no temer la potestad? haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; porque es ministro de Dios para tu bien. Mas si hicieres lo malo, teme: porque no en vano lleva el cuchillo; porque es ministro de Dios, vengador para castigo al que hace lo malo. Por lo cual es necesario que le estéis sujetos, no solamente por la ira, mas aun por la conciencia”. Romanos 13:2-5.

Sigamos el ejemplo de nuestro Señor Jesucristo, quien en todo momento se ha sujetado a su Padre. Así también nosotros debemos estar sujetos a los Ministros de Dios, quien han recibido esa autoridad a través del espíritu santo, y de las autoridades civiles, quienes son puestas para someter a quienes hacen lo malo en la sociedad.

Y de esta forma serán cumplidas las palabras: “Toda alma se someta a las autoridades superiores…”.

 Ministro Israel Hernández Martínez 

    edición actual