VIDA ETERNA


HAY tres tipos de vida: La Natural, la Espiritual, y la Vida Eterna.

La Vida Natural es la que da Dios. “Formó, pues Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y alentó en su nariz soplo de vida; y fue el hombre en alma viviente”. Génesis 2:7.

cieloÉsta vida es prolongada por nuestras oraciones y comportamiento; ésta vida es limitada con cierto tiempo de años. “Ciertamente tiempo limitado tiene el hombre sobre la tierra, y sus días son como los días del jornalero”. Job 7:1. “Los días de nuestra edad son setenta años; que si en los más robustos son ochenta años, con todo su fortaleza es molestia y trabajo; porque es cortado presto, y volamos”. Salmo 90:10.

El autor de la Vida Espiritual es Dios. “Porque contigo está el manantial de la vida: en tu luz veremos la luz”. Salmo 36:9. Y está escondida con Cristo. “Porque muertos sois, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios”. Colosenses 3:3.

En esto se mostró el amor de Dios con nosotros, al dar a su Hijo Unigénito para que por su sangre tuviésemos el perdón de nuestros pecados y alcanzar la vida espiritual.

¿Quién es la Vida Eterna para ustedes hermanos? Es Cristo. “Dícele Jesús: Yo soy la resurrección y la vida…” Juan 11:25. Por ello mismo debemos exhortarnos unos a otros e individualmente, buscando nuestra vida eterna a través del Señor Jesucristo.

La Palabra de Dios es el medio o instrumento que nos indica a nuestro Señor Jesucristo como el Bendito Salvador.

Para obtener la Vida Eterna debemos ser obedientes y hacer la voluntad del Padre. La obediencia se muestra hacia nuestros padres, como lo indica el V Mandamiento: “Honra a tu padre y a tu madre, porque tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”. Éxodo 20:12. También leemos en Proverbios 4:10: “Oye hijo mío, y recibe mis razones; y se te multiplicarán años de vida”.

Aquí observamos como nuestro Creador nos invita a seguir la obediencia para alcanzar la Vida Eterna.

Nuestro Señor Jesucristo es la Vida Eterna, ya que las Escrituras nos dicen claro y preciso: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Juan 14:6. Con esto Nuestro Señor Jesucristo se presenta como el camino, anticipándonos la Vida Eterna.

“Estas cosas habló Jesús, y levantados los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora es llegada; glorifica a tu hijo, para que también tu hijo te glorifique a Ti, como le has dado la potestad de toda carne, para que dé vida eterna a todos los que les diste. Esta empero es la vida eterna: que te conozcan el solo Dios verdadero, y a Jesucristo, al cual has enviado”. Juan 17:1-3.

“Y este es el testimonio: Que Dios nos ha dado vida eterna; y ésta vida está en su Hijo”. 1ª. de Juan 5:11.

Hoy tenemos la opcion de elegir la Vida Eterna. “A los cielos y la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición: escoge pues la vida, porque vivas tú y tu simiente: Que ames a Jehová tu Dios, que oigas su voz, y te allegues a él; porque él es tu vida, y la longitud de tus días; a fin de que habites en la tierra que juró Jehová a tus padres Abraham, Isaac, y Jacob, que les había de dar”. Deuteronomio 30:19 y 20.

Que no terminen nuestros días con la vida natural, obedezcamos para lograr la Vida Eterna. ¡Paz a vosotros!

 Hermano Juan Carmona Galatoire 

    edición actual